De las tinieblas a su luz


Testimonio de Javier Rubén Cinacchi

jrcpoeta@dd.com.ar

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.
El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”
(Juan 10: 9-11)
Quiero compartir contigo mi testimonio, que seguramente será de bendición. Espero que lo leas atentamente. Satanás a mí me engañó por un tiempo, pero Jesucristo me dio vida.
Yo era un niño como cualquiera, no tenía nada especial; mi padre Oscar Rubén Cinacchi en aquel entonces trabajaba de técnico de televisores y mi mama era ama de casa. Soy hijo único, el que sería mi primer hermano murió antes de nacer.

Tuve una vida bastante tranquila hasta la edad en que iba al jardín y si no me equivoco en el primer año de la primaria también. Sin embargo, después no lo estuvo tanto: Ya que siempre estaba enfermo con gripe de mucha fiebre; a veces no podía caminar bien, doblaba la columna sacando panza hacia delante, y los compañeritos me hacían burlas. No fui muy sociable que digamos y no me gustaba jugar al fútbol, juego que jugaban todos los chicos, por lo cual no estaba muy acompañado, y muchas veces me sentía solo porque no tenía hermanos, y mi padre (al cual quiero mucho), por su forma de ser, no era de jugar mucho conmigo. Terminé siendo quiera o no, un niño que no tenía con quién jugar, del cual se burlaban, al cual a veces la madre le daba alguna paliza por no estudiar o portarse mal.

En las noches tenía miedo a la oscuridad y me daban pesadillas bastante bravas de las cuales me costaba despertar, alguna vez -dicen mis padres- sentándome en la cama hablando dormido en otro idioma.

Mi padre era ateo, aunque con familiares que practicaban brujería, y mi abuela fue espiritista. Por el lado de mi madre, en aquel tiempo era católica y su abuela, en Ucrania, cuando vivía sanaba a las vacas con cenizas y palabras. Mis padres no practicaban magia aunque se ve que por desgracia luego algo heredé. Además de esto, de vez en cuando, me llevaban a una curandera para que me curara el empacho, el mal de ojo, o lo que me agarrara de esas cosas. Mas adelante todo esto influyó para que terminara siendo: ocultista, Doctorado Cultural en Parapsicología Científica, y por medio de libros estudiante de las ciencias ocultas y la iniciación, cosa que hoy no se lo deseo a nadie.

En la primaría:

Cuando era pequeño recuerdo que tenía sentimientos de angustia y alguna vez intenté suicidarme pensando “nadie me quiere”, y con lágrimas, aguantaba la respiración. Después también recuerdo que unas cuantas veces lo único que tenía además de mis padres, era algún álbum de figuritas, que mi madre rompía en pedazos y mi padre al verme llorar, juntaba los pedacitos del piso y los pegaba con cinta y me los daba.

Un día, en una discusión con mi madre, de más grande cuando tendría unos 20 o 21 años recién cumplidos, le expresé los antiguos hechos y me dijo: “es que quería que seas fuerte porque la vida fue difícil conmigo y quería que tu fueras fuerte” Necesité ser fuerte. Y doy gracias a Dios que El guardó mi vida.

En la primaria tuve un dolor extra no tenía novia y todos tenían, estaba en sexto grado y yo nunca le había dado un beso a ninguna chica, y los otros sí. En fin, no me iba bien, me pasaba una detrás de otra.

En la secundaria :

Cuando empecé la secundaría dije: “será todo distinto”, pero no lo fue.

El mundo no trata a todos por igual: a algunos los trata suavemente, a otros no tan suavemente; el tema es que “el príncipe de este mundo”, “la serpiente antigua” (Ap.12:9) “Satanás” lo único que le importa es alejarte de Dios, y que tu no te acerques a Jesucristo, lo único que quiere es que vivas conforme a la “corriente del mundo”

“En el cual anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia”

(Efesios 2:2)

Te cuento algo: Hay un par mas de cosas malas que me pasaron, como ser por ejemplo que de golpe (me parece a mí por la forma en que me peine) cuando iba a un gimnasio a practicar Karate (cosa que ahora pienso que no es de Dios porque uno se debe entrenar para dar vida, no para dar muerte) me empezaron a gritar en la calle “trotacalles” y a tocar bocina y a decir cosas como por ejemplo, una que me acuerdo: “humm que lástima que no tengo plata”. Mucho que digamos no entendía lo que pasaba y si mal no recuerdo como dos años estuve con miedo de parecer un “trotacalles”; podemos ver acá lo astuto que es Satanás, que me incitó a tener el pelo largo y a vestirme como roquero, de esa forma era obvio que no era “trotacalles” sino otra cosa; además ya empezaba a tener rebeldía y rencor en mi corazón, eso también influyó a que me gustaran las letras de rock. Te voy a contar lo siguiente; yo ya era medio Heavy Metal y me pasó esto que me sucedió cuando tenía 17 años. A veces el maligno te ataca por todos lados para que termines metido en algo que te va a ser re mal. Lo siguiente está copiado de un resumen que hacia cada año:

“Luego de mi fracaso en el gimnasio, cansado de estudiar y trabajar, me fui solo (pues me había dejado sólo hasta mi primo Fabricio) al departamento de Santa Teresita, en donde me aburrí mas que acá.

Era de noche y se me cruzaban pensamientos melancólicos, y ya estaba cansado de todo;”

No estaba bien y no sabía que hacer. Me había ido con permiso de mis padres a un departamento a 300 Km. de donde vivimos; no recuerdo que les habré dicho. El verdadero motivo era ver si encontraba una solución para mi vida, porque me iba todo mal. Yo a veces oraba a Dios, y en el departamento, recuerdo muy bien que oré a Dios; me arrodillé al lado de la cama y oré con lágrimas a Dios diciéndole que me sentía sólo y quería tener amigos y que me ayudara porque no podía seguir así. ¿Y qué paso?

“De repente golpearon la puerta. Era Fabricio, que ni bien abrí la puerta me empujó con el bolso en la cara y pasó. El fin de semana inmediato a mi llegada del departamento me fui a comprar unos compact disc a la capital; luego de salir de la disquería me fui a un video juegos que estaba en frente, recuerdo que justo cuando puse un tema del conjunto Sepultura llegaron allí tres metálicos”

Bueno, el tema es que me amigué con ellos, yo había pedido tener amigos y concretar mi sueño de “tener una banda”. Terminé dando casi un año vueltas en la calle. Aprendí quiera o no lo que es; luego sin saber por que, de repente me encontré solo de vuelta, por causa de que el grupo que habíamos formado se deshizo y cerraron los dos lugares en donde más frecuentaba. Tuve que hacer entonces una elección, empezar todo de nuevo; irme con un grupo que se drogaba y peleaba a cada rato o dejar eso atrás; gracias a Dios dejé eso atrás. Cerraron los lugares en donde me reunía con otros heavy´s; el video juegos y otro lugar a donde a veces iba llamado “La cruz”. Luego los del grupo que habíamos formado, uno se mudó, otro se fue a otro grupo que eran como 60, y otro se puso una banda; estos eran con los que más andaba, los otros venían y se iban.

Dios me sacó, me rescató a tiempo; yo ya no andaba muy bien que digamos porque estaba empezando a tomar cada vez mas bebidas, primero empecé a tomar cerveza, luego estaba tomando bebidas blancas; algunas veces robaba alimentos en la puerta de un supermercado, y las ultimas veces que salía de heavy a andar por allí (un par de sectores en la capital de mi país por donde andaba), en la calle, me había juntado con uno que luego me llamó de la cárcel por haber caído preso. Si no me equivoco, decía que quería robar un banco; en fin: el Dios de amor y misericordia me guardó. Algo que me sorprende también es que nunca me peleé en serio con alguien, ¡aún estando a veces en lugares bastantes malos! Pero Dios nos cuida, no porque yo me lo mereciera, sino por su misericordia, además el sabe quienes serán sus hijos y muchos somos escogidos de El. Varias veces, en la calle, o cuando me sentía mal pude haber muerto o haberme quitado la vida, pero hay alguien llamado Dios que no lo permitió, un par de ejemplos que me acuerdo perfectamente:

Con el que cayó preso por robar un banco: Una noche en la calle, uno que estaba ebrio nos gritó, él reaccionó (el que cayó preso) y sacó un arma que ignoraba que tuviera, no sé bien como pasó todo, pero terminé en medio para que no lo matara, y si disparaba podría haberme herido o matado, por ponerme en medio.

Otra vez andando en bicicleta: varias veces por centímetros no me chocó un auto o colectivo, en una, subiendo un puente. De la bicicleta se bloquea la rueda de atrás y me freno de golpe, gracias a Dios venia atrás un auto viejo que al mismo tiempo se frenó.

Después, sé que Dios me guardó en los recitales, en la calle, y seguramente otras mas que nunca me enteré, y cuando no tenía mas fuerzas para seguir, Él guardó mi vida.

¿Cómo empecé a estudiar ocultismo?

Hubo unas cuantas influencias en mí para que empezara a estudiar ocultismo:

Me sentía solo, me gustaban las películas de terror, tenía familiares que andaban en cosas raras, había ido de curanderos, necesitaba llenar un vacío, me gustaba leer mucho (no es malo leer, pero depende de lo que se lee) me gustaba la música Rock, quería saber que significaban los signos que hacían algunas bandas, y el factor decisivo: no tenía a Dios en mi vida.

A mí, dentro de todo me gustaba estudiar y leer. Leyendo algunos libros de mi padre, entre ellos encontré uno de quiromancia (adivinación del futuro mediante las líneas y relieves de la mano), ¡ojalá nunca hubiera leído ese libro!. Me interesó y me fijaba en lo que decía; miraba mi mano y la acertaba, por consiguiente me interesó. Esto entre otras cosas, para llamar la atención de las chicas. Un libro llevó a otro libro, y terminé estudiando lo que nunca debería haber estudiado; y encima, practicando algunas cosas de lo que estudiaba. A los 5 o 6 meses me había hecho adivino; mas adelante entendí que esto no era metódico como yo pensaba (aprender y descifrar el significado de las líneas de la mano y demás) sino espiritual y nada bueno, al igual que todos los métodos de adivinación. El tarot, La astrología, etc. son métodos de adivinación, que comunican con el plano espiritual, abriendo así una puerta a Satanás. Si hay alguien que está leyendo este testimonio y practica algo de esto, un consejo: abandónelo ya (Deuteronomio 18:10-11; Hechos 19:19).

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

Empecé leyendo por curiosidad, o porque Satanás puso eso en mis manos, un libro de Quiromancia. Luego de este siguió otro, y después para conocer un poco mas de todo me compré uno que hablaba de todas las ciencias ocultas en general. Este último libro lo compré en una librería común, que tenía de estos libros. Luego de este siguieron otros y terminé estudiando un montón de cosas malas. Nunca se deben tener ni uno solo de estos libros y mucho menos comprar uno para leer; todos son libros malos que lo único que hacen es daño y causar confusión.

Vamos a explicar un poquito sobre lo que dice la Biblia: Satanás es astuto y “Anda como león rugiente buscando a quien devorar” 1 Pedro 5:8, y cuando se hace un pecado sexual, de robo, ocultismo, ira, etc. él empieza a tener potestad en nuestras vidas. En 1 Jn:5:18 dice que “el que es nacido de Dios no peca y el que es engendrado de Dios se guarda así mismo y el maligno no le toca” ¿qué significa esto? QUE si vivimos en santidad Satanás no tiene ninguna autoridad sobre nuestras vidas, al contrario, el cristiano al estar en el camino que es Jesucristo, el Hijo de Dios, por medio de la autoridad que nos dio Él (a los seguidores de Jesús, los verdaderos cristianos), en su nombre tenemos la autoridad para sujetarlo -Lucas 10: 18-19-, atarlo y echarlo fuera. Ahora bien, si por el contrario vivimos en pecado perdemos la autoridad y el maligno puede empezar a molestarnos. En mi caso, en aquel entonces, no conocía a Dios y estaba errado y le había dado lugar al maligno.

El pecado es una puerta abierta para que Satanás entre, y cada vez que mas se peca -desconociendo y peor aún conociendo- el maligno va a tener mas potestad en la vida de la persona, que viva desordenadamente, sin hacer la voluntad de Dios.

En el principio rechazaba la magia, y mi inclinación era que creía solo en todo lo que se explicaba “científicamente”, luego creí en que existía Dios, el cual no me cabe la más mínima duda de que existe y envió a su hijo amado Jesucristo quien vino a rescatar por amor a los perdidos; lo cual todos somos, hasta que aceptamos a Jesús como nuestro único Señor y Salvador (Rom. 3:23 ;1 Co. 6: 9-11), pero en aquel entonces, antes de acercarme a Él con todo mi corazón, mente y fuerzas (Mt.22:37) y nacer de nuevo (Jn. 3:3) no lo busqué, y obviamente, terminé mal. Todo el que se acerca a Dios debe forzosamente tener un cambio para bien en su vida, si no, es que no se ha acercado lo suficiente todavía a Dios.

En mi vida vinieron golpes que para mí fueron fuertes, y terminé haciéndome roquero, o mejor dicho Heavy Metal, luego Dios intervino, me rescató justo a tiempo; dudo que ahora estuviera vivo si hubiera seguido en la calle, pero no me acerqué a Dios, antes me acerque mas al mundo. De Heavy me decían de sobrenombre “Lucifer”, y luego me cambiaron a “Duende”, luego de esto entré fuertemente en ocultismo, ya había empezado a estudiar bastante mientas era Heavy, y luego me dediqué de lleno.

Te comento algo: A la casa de al lado, la cual se puso en venta porque falleció el dueño, fuerón a vivir un adivino con una parte de su familia, yo ya estaba estudiando bastante por medio de libros y era medio adivino, y esta persona, después hablando con mi mamá terminó dándome una dirección de un lugar para estudiar, en donde el se había recibido.

Después de un dar un par de vueltas por desgracia fui, y me recibí de Licenciado en Parapsicología, en un instituto en el que me enseñaron magia.

Después, no me quise quedar con lo que aprendí, sino que quería mas y me fui a estudiar sicología a otro instituto privado llamado CIPES. Para peor acá resultó que también enseñaban parapsicología y me terminaron dando un Doctorado.

Ahora voy a copiar a continuación un fragmento del resumen que escribí del año 1996, la ciencia en aquel entonces era como llamaba al ocultismo y otras ramas afines. Acá relato un poco lo sucedido:

“En este año 1996 teniendo 18 años de edad dejé prácticamente de ser Heavy Metal y me dediqué exclusivamente a la ciencia, primeramente estudiaba de libros y luego empecé a hacer cursos.

Justo al lado de casa se puso en venta una casa, a la cual se mudaron un vidente y parte de su familia; él me dio la dirección de Plutonia, donde hice un curso de licenciado en parapsicología que lo terminé el doce de julio, y en ese día empecé a atender gente como parapsicólogo.

Inicialmente me fue bien, la gente salía contenta y se le mejoraban totalmente o bastante sus problemas, pero luego de lo que parecía un inicio exitoso terminó un fracaso inesperado, cada vez venía menos gente.

Sin embargo cada vez me agrandaba mas en conocimientos y en “Percepción Extrasensorial”. En octubre empecé un nuevo curso (que con bastante esfuerzo lo pagué) en sicología en el CIPES; a las dos semanas aproximadamente me pidieron que de clases relacionadas con los conocimientos que había adquirido, mas que en parapsicología en hermetismo, ciencias ocultas, magia y todo lo relacionado; en ese momento comprendí que yo sabía bastante o que ellos eran unos ignorantes, cosa que no era así”

Vamos a hacer un alto aquí. Doy gracias a Dios que mi trabajo como parapsicólogo no terminó bien, te cuento porque: En ese momento no entendía que pasaba; cobraba menos arancel, sabía mas, los efectos de lo que hacia eran notorios, pero el consultorio no iba bien, entonces invertí algo en publicidad (folletos), y la última vez que salí a repartir folletos, ya me estaba agarrando miedo pensando en que tenía en contra a Dios (obviamente, Dios no quería que yo haga esto, y me terminó yendo tan mal, que aún en mi ignorancia me había empezado a dar cuenta de que si no iba por algo debería ser), además cuando hice una cantidad notoria de folletos para repartirlos, me sentía incomodo al repartirlos y siempre pasaba algo, las últimas veces cuando me decidía a salir a repartir los volantes siempre llovía, quedaba muy cansado, caminaba 20 cuadras y parecía que habían sido 100, etc.. Doy gracias a Dios porque creo que el me guardó (ahora entiendo que era malo lo que estaba haciendo, antes no me daba cuenta). Estaba desarrollando “poderes” que luego entendí que eran satánicos y tenía en la cabeza hacer un centro de “ayuda espiritual”.

Luego me di cuenta que era un tremendo ignorante, y que sin Dios y sin haber experimentado un cambio en mi vida, estaba errado; andaba en caminos de muerte. En la Biblia está escrito:

Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte.

Prov.:14:12

Y eso es así, al igual que todo lo que dice la Biblia, nos guste o no.

Satanás quiere engañar las mentes y cuando tiene oportunidad o se la damos va a meter cualquier engaño en las mentes y corazones, él es “padre de mentira” (Jn. 8:44), a mí me engañó de muchas formas, a lo largo de mi temprana vida. Continuamos:

“No llegué a dar clases en el CIPES por no llegar a un arreglo mas o menos razonable”

Más que por lo monetario (“arreglo”), en realidad, no les quería dar clases porque tenía miedo que no supieran manejar un poder que a mi me parecía muy grande, y luego esto los destruyera (en realidad a todos eso hace daño, y a mi me lo hizo también, pero luego Jesucristo me salvo). Los de ahí querían que enseñara lo que había aprendido: Cábala, hermetismo, iniciación, ciencias ocultas, alquimia, etc. si no me equivoco como si fuera parapsicología, no la parapsicología común que estaban enseñando (que también es camino de muerte) sino la otra (peor). Hoy doy gracias a Dios que me guardó también de cometer ese error, el error de enseñar lo que nunca debí haber aprendido.

Dando vueltas por distintas religiones:

Los libros de ocultismo citan a veces, y bastante seguido pasajes Bíblicos; por ejemplo, un conocido ocultista en un tiempo había sido sacerdote católico, que luego se pasó al ocultismo, y éste citaba pasajes Bíblicos. Por consiguiente para saber si era como decían quise ir a la fuente, por lo cual comencé a leer una Biblia que tenía mi mama y la leí toda, no sin que me agarrara un poco de miedo cuando condenaba a los adivinos; aunque debo confesar que en general no la había entendido.

“En diciembre me empezó a interesar mucho el tema de religión, como consecuencia de que había terminado de leer la Biblia y llegaron a mi casa misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Es de notar que antes que ellos llegaran había mandado una carta solicitando un estudio gratuito de la Biblia ofrecido por los Testigos de Jehová, que por esos días no había sido contestada de ninguna manera”.

Yo ya había abierto un consultorio de parapsicología y estaba esperando un paciente que debía venir a atenderse y llamaron a la puerta. Pensé que era él, y fui a abrir la puerta, pero no lo era, eran los Mormones. Nos pusimos a hablar y terminé teniendo charlas con ellos, en las cuales me explicaban todas sus doctrinas; venían a mi casa dos o tres veces por semana, y los investigaba lo mas que podía. Al principio me gustó su doctrina (es parecida a doctrinas ocultistas) pero…¿qué paso?

Los Mormones poseen además de la Biblia, un libro llamado el libro de Mormón, y te dicen que para que sepas si es correcto le preguntes a Dios; yo le preguntaba y cada vez me gustaban menos los Mormones, y verdaderamente yo le preguntaba a Dios y él me contestaba mostrando cosas de ellos que son nada santas. Recuerdo dos que fueron relevantes: a).Una persona de autoridad dentro de su iglesia hablando sobre un malhechor, empezó a decir, que había que cortarle las piernas, crucificarlo, que nunca podría ser digno de perdón, etc. etc. y yo ya había leído algo sobre el perdón de Dios, y eso fue para mí una contestación negativa de parte nuestro Señor Jesucristo quien vino a rescatar lo que se había perdido.

b) Otra vez también leyendo un manual de estudio de ellos encontré una frase para los ocultistas conocida de Helena Blavatsky puesta como dicha por uno de sus “profetas” (la máxima autoridad de la organización), también recuerdo ahora en una ocasión en que se pusieron a discutir, no recuerdo por que, dentro de un estudio; y cosas por el estilo.

Por último, como parapsicólogo imponía las manos y los Mormones sólo lo pueden hacer si tienen un grado de sacerdocio, y yo lo hacía y no tenía ese sacerdocio, y encima cobraba plata. Me dieron a elegir entre ellos y la parapsicología, elegí irme, e inmediatamente llegaron los Testigos de Jehová. Satanás no pierde tiempo y va a tratar de que te enfoques en cualquier cosa menos en el verdadero camino que es Jesucristo, va a querer a veces mantenerte ocupado, envuelto en cosas que no te permitan acercarte a Dios, y en los casos de creyentes consagrados, de cosas que no te permitan hacer la voluntad del Padre.

No te sorprenda que cuando quieras hacer la voluntad de Dios te pase de todo y pase de todo a tu alrededor, pero voy a decirte algo: cada vez que tú haces la voluntad de Dios vences, cada vez que te congregas, cada vez que oras, cada vez que alabas al Señor, cada vez que buscas y logras por medio de la ayuda del Espíritu Santo vencer algún pecado, cada vez que haces la voluntad de Dios expresada en su palabra la Biblia, vences. Ahora bien: Jesucristo dijo: ” Yo soy el camino, y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mi” los Mormones te hablan de personajes como “Alma”, “Moroni”, “Nefi”, de Adam que va a juzgar al mundo, etc.; los Testigos de Jehová tienen también sus doctrinas raras; a Jesús lo ponen por debajo del Padre, y quieren sacarle gloria a Jesús el único digno de toda gloria, honra, alabanza y adoración junto al Padre y el Espíritu Santo; la Nueva Era dice que Jesús solo es un profeta más, los ocultistas piensan que fue solo un iluminado mas, que andaba por allí o un sabio, etc., etc.

En los tiempos bíblicos la gente pensaba distintas cosas de Jesucristo:

“Viniendo Jesús a la región de Cesárea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas.

El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente.

Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo revelo carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.”

(Mt. 16:13-17)

Hoy en día, al igual que en los tiempos bíblicos, muchos que verdaderamente no conocen a Jesús, dirán que El es esto o aquello, pero el Espíritu Santo revela que el es el Cristo, el Hijo del Dios viviente; en mi vida también me di cuenta de esto. Jesucristo dijo:

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”

(Jn. 9:10-11)

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

Y así es, y dio su vida por nosotros, y es el camino, la verdad y la vida como está escrito, y nadie se puede acercar a Dios si no es por Él; los otros caminos te llevan a la perdición te lo aseguro, y esto es mi testimonio: en Cristo está la vida, no en otro, los otros son caminos de muerte que hacen daño y te alejan de Dios. El único camino, la verdad y la vida es Jesucristo, no permitas que el maligno te engañe como lo hizo conmigo.

Te sigo contando: En ese entonces estudiaba de religiones, y la que dejé para el final fue la evangélica, no me interesaba en lo mas mínimo lo que hacían “esos locos” y en aquel entonces los dejé para el final, me pareció difícil estudiarlos por haber Luteranos, Pentecostales, Bautistas, etc. y entonces los dejaba a un lado e iba detrás de cualquier otra religión, aunque la palabra de Dios estaba empezando a ser algún efecto en mi vida; y también, luego me enteré que tenía un familiar que está en el camino de Dios y oraba por mí ¡Que importante la intercesión!.

La palabra de Dios dice:

“la oración eficaz del justo puede mucho”

(Stg. 15:16)

Y también:

“la palabra de Dios es viva y eficaz, y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

(He. 4:12)

Después, antes de abandonar definitivamente los Mormones gracias a Dios pasó esto:

“luego de meditarlo, ayunar y orar, acto que antes no había hecho como lo hice en ese momento”

Estaba empezando a acercarme a Dios. Las religiones que más investigué fueron: los Mormones, los Testigos de Jehová y los católicos, de los cuales en un tiempo les grababa un programa de radio en mi casa y fui alguna vez a su iglesia; luego en menor escala estudié Induismo, Islam, y como ocultista estudié distintas ramas como ser Masonería, Rosacruces, teosofía, etc, estas últimas las investigaba de libros; gracias a Dios no me crucé con ninguno de estos, si no también me hubiera metido a investigarlos. A causa de investigar las religiones, cada vez leía mas la Biblia y además había alguien que estaba orando por mí.

A los Testigos de Jehová los investigué e hice con ellos un curso de aproximadamente 6 meses. Luego de estudiar con los Testigos de Jehová, antes de ese mismo fin de año, la iglesia en la cual actualmente me congrego se había trasladado a la vuelta de mi casa.

Mi abuelo buscaba sanidad y le dieron un folleto en el que hablaba que Jesús sana, el abuelo fue solo una vez, mi padre me comentó que había una religión a la vuelta de casa, otra vez me comentó que el abuelo fue y la segunda vez que fue lo acompañé. Ya para ese entonces me había frenado un poco con lo de parapsicólogo y ocultista, y había cosas que ya no hacia y me frenaba para hacer otras como por ejemplo salir del cuerpo que era algo que no había hecho y gracias a Dios no llegué a hacer (tenía miedo que al salir del cuerpo a la vuelta lo encontrara ocupado, no pudiendo así volver).

Fui a la iglesia, y de entrada recuerdo perfectamente que me pareció muy parecida a lo que había leído en el libro de Hechos, no recuerdo de qué se trataba la prédica, pero recuerdo que pasé al frente para que oraran por mí y en silencio le dije algo a el Señor como esto: “Manifiéstate a mi vida” sentí entonces algo que antes no había sentido y recuerdo que me temblaban un poco las piernas.

Los investigué, preguntaba mucho y al final ahí quedé. Pero esto no fue nada fácil, y luego tuve que pasar por liberación y nacer de nuevo.

Mi entrega a Jesús y liberación:

En el resumen que hacia cada año, en el de 1996, en medio de mi confusión y no saber en donde terminaría escribí:

“En este año aprendí muchas cosas y me hice mas fuerte, por todos los acontecimientos que me han ocurrido desde que nací hasta ahora, llego a la conclusión de que no son casuales, un acontecimiento me llevó a otro, se me cierra una puerta y se me abre otra. Tengo planes concretos pero no sé qué terminaré siendo ya que en mi personalidad hay cambios muy grandes en relación de un año al otro”

Estuve casi un año bastante tranquilo dando vueltas por aquí y por allí, había decidido quedarme en el evangelio, y te cuento como es que la palabra de Dios fue obrando en mi vida:

Cuando era pequeñito oscilaba entre creer y no creer que Dios creó el mundo. Un niño de unos ocho o nueve años me hizo una pregunta; el que ahora escribe esto estaba orgulloso contestando a todas sus preguntas, y él me hizo la siguiente: ¿Quién creó la Tierra? Salí entonces con las teorías de ateo que tenía metidas en la cabeza, y él me dijo: “No, estas equivocado, Dios creó los cielos y la Tierra en siete Días”; bueno, luego lo pensé bien y terminé aceptándolo; otra vez una hermana me habló en un supermercado de Jesús y me dio una invitación para su iglesia; en una fábrica un día hablando con un compañero no sé cómo salió el tema pero le terminé contando que no sabía con que religión me iba a quedar, que me parecía que la Pentecostal (que es una denominación mas dentro de las evangélicas) era la mejor de todas aquellas que había estudiado o investigado, él me dijo: “Si, es la mejor” resulta que él era un hermano en la fe. Además sé que hubo la intercesión de una hermana en Cristo, y quizás otras que nunca me enteré pero que estuvieron firmes, batallando. La palabra de Dios siempre se cumple y no volverá a Él vacía (Is. .55:10-11).

En fin, cuando fui a la iglesia, por causa de mi abuelo que buscaba sanidad, y mi curiosidad, me convencí que el evangelio era correcto, y que debía congregarme allí. Yo recuerdo que decía que ya había aceptado a Jesús y no hice la oración de fe, y lo acepté en mi mente, razoné todo, y quedé convencido, y empecé a ir de vez en cuando a la iglesia.

En una oportunidad el pastor predicó sobre el congregarse regularmente, acepté que estaba equivocado y empecé a congregarme regularmente, y cuando podía daba una mano en lo que pudiera.

Fue pasando así el tiempo, y cada vez iba colaborando un poquito mas en la iglesia, había empezado a colaborar como telefonista en un programa de radio que tenía la iglesia, en que hablaba el pastor, en general, temas de consejería. Luego de vez en cuando repartía tratados (folletos que hablan de Jesús invitando a la gente a la iglesia) y estaba en la alabanza; había abandonado totalmente la magia y la adivinación y si mal no recuerdo también había tirado un par de “santos” que tenía en un altar en el fondo de casa, en donde hacía los trabajos de magia. Bueno aparentemente estaba todo bien, pero no; me empecé a sentir nervioso dentro de la iglesia, no entendía por que, y me empecé a sentir cada vez más nervioso.

Ya para ese entonces me había recibido de “Doctorado Cultural en Parapsicología Científica”, Licenciado en Terapias Alternativas, Experto en Naturismo, Asistente en Homeopatía, Psicología Aplicada, Digitopunturista, Flores de Bach y un cursito en la Cruz Roja, además de Técnico en refigeración y aire acondicionado. Estos títulos contribuyeron grandemente a formar un orgullo terrible en mi vida, en el mes de Julio de 1998, a los 20 años, había concluido mis últimos estudios (terapias alternativas) no sé bien como hice para estudiar tanto.

Luego todos estos conocimientos que había adquirido no me servían para saber por que estaba cada vez más nervioso, y antes de mejorar estaba peor.

La iglesia se había mudado de la vuelta de mi casa, a unas 20 cuadras mas o menos, de repente me empezó a costar caminar, orgulloso de mi dije: ¿Cómo puede ser esto? e iba de bronca siempre caminando, hasta que me empezó a ser una lucha caminar esas 20 cuadras; se me adormecían las piernas, me dolían los tobillos, estaba todo contracturado y de última me empezaba a tambalear para todos lados, y me empezó a agarrar miedo de salir a la calle.

Para ese entonces tenía algún conocimiento práctico de sicología, y entendía que si me agarraba miedo de salir a la calle, iba a terminar recluido en mi casa sin poder ir a ningún lado. Usaba todo lo que sabía para tratar de ayudarme, hasta incluso hacia ejercicios para los tobillos y piernas, para los nervios tomaba algún te, o remedio homeópata, y cambiaba los remedios, pero cada vez estaba peor.

Como ocultista y parapsicólogo había aprendido a pase lo que pase, mantener una postura de total dominio propio y tranquilidad, y no sabía lo que era estar nervioso hasta ese entonces. Pero cada vez estaba más nervioso, lo que había aprendido sobre la “fuerza de voluntad” no me sirvió de nada, antes me hizo peor, porque llegué hasta mi límite, lo pasé y seguía adelante por no querer ser doblegado; mi error era que estaba peleando (por orgulloso), con mis fuerzas, sin pedirle -si bien recuerdo- en ningún momento ayuda a Dios, o hermanos. Cuando ya no daba mas llegué a intentar pedir ayuda, pero no pude hacerlo bien hasta renunciar a las ciencias ocultas y afines, y entregarle mi vida a Jesús, aceptarlo verdaderamente como mi Señor y Salvador.

Llegué a un punto en que se me agotaron todos los conocimientos y nada pude hacer por mí, y sabía que antes de venir a la iglesia estaba bien, nunca antes me pasó eso de los nervios, ya incluso me habían agarrado tic nerviosos, y por ejemplo me miraba el iris de mis ojos (homeopatía) y notaba en ellos que estaba de última de los nervios, tenía una tensión aguda tremenda. A nadie pedía ayuda y me levantaba mirando los diplomas colgados en la pared y decía: ¿Si he ayudado a otros como puede ser que no me pueda ayudar a mi? y ¿Para que tantos diplomas si no me sirven para nada?. Me pasaba horas tratando de buscar alguna solución y no la encontraba. Empecé a sospechar que sería algo espiritual, pero me preguntaba ¿Cómo puede ser si cada vez sirvo mas a Dios?. En aquel momento estaba con ataduras y no comprendía aún muchas cosas que luego entendí.

No entendía nada. Antes como ocultista (una forma de satanismo) las prácticas eran vencer miedos, peligros, trabas, y desarrollar la fuerza de la voluntad. Recuerdo que pensaba cuando estaba en eso ¿Qué puede ser lo peor que me pase? ¿Cuál puede ser la peor prueba que tenga que pasar? Y la respuesta era: La locura.

El caso es que empecé a escuchar “voces” que me decían: “éste esta loco” “está re loco” esto lo escuchaba audiblemente desde que me levantaba hasta que me acostaba, las horas que estuviera despierto. Sí tenía alguien al lado mío con su voz, es decir, escuchaba como si el que tenía al lado mío me decía: “esta loco” “mirá que loco que está”, y lo escuchaba con su misma voz y esto hasta ahora fue lo peor que me ha pasado, con esto tuve muchas luchas: no sabía si estaba adivinando sin querer sus pensamientos (cosa que crean o no alguna vez andando en lo malo me pasó, en serio y comprobado), si la persona me hablaba con su voz o si me estaba volviendo esquizofrénico (lo que no quería admitir de ninguna manera, y gracias a Dios nunca terminé de convencerme de que estuviera loco). Aguante un tiempo así hasta que ya no pude más.

Algo que recuerdo de las “voces” es por ejemplo: estaba trabajando en una papelera para juntar dinero, ya que lo de parapsicólogo no me había ido muy bien, y en la papelera había mucho ruido de máquinas, y yo escuchaba “estas re loco” “este está enfermo de la cabeza” etc.,etc. en un momento me detuve a pensar: “¿cómo es que no escucho a mi compañero que tengo al lado mío cuando me habla y lo escucho desde acá lejos diciéndome “éste está loco”, esto no puede ser y la verdad que no creo que aya llegado a tanto como para poder leer la mente de todos en todo momento”.

Estaba muy mal, pésimo; alguna vez pude romper mi orgullo un poquito y le llegué a comentar a mi padre “escucho voces en mi cabeza que me dicen “estas re loco” obvio, él solo me pudo decir: “ya se te va a pasar”. Otra vuelta a una chica de alabanza, le dije que iba a dejar de estar ahí porque en los ensayos mi cabeza y mis oídos eran un caos, le dije que no iba a ir mas, le expliqué un poco y solo si no me equivoco, dijo “si, si, si” y llorisqueó un poco, sintiéndose mal por lo que me pasaba (Dios la bendiga), después en algunas ocasiones hablé con un amigo, pero de esto lo único que recuerdo es que él me decía que yo no estaba loco. Algunas cosas son difíciles y si tú en este momento estás saliendo de ocultismo o alguna de esas cosas, sabe que pocos van a entender tus luchas, tú siempre ora a Dios y pase lo que pase sigue adelante pidiendo su guía, la ayuda a Dios y hermanos crecidos, congrégate, fortalécete en el Señor y pídele sabiduría, porque creo que si en esos momentos no hubiera entendido que si uno se quita la vida se va al infierno, donde será el lloro y crujir de dientes, actualmente no estaría contando este testimonio. En otra ocasión un siervo me dijo que debería comer mas, (un poco estaba en lo cierto porque estaba flaco, pero eso ya lo sabía y comía a la fuerza para no morir y para ver si mejoraba), pero cada vez estaba peor.

Un día en la iglesia no pude estar mas, sentí una opresión que ya no pude soportar mas, como si todo mi cuerpo estuviera en una morsa que me apretaba, y me fui a una cocinita en la iglesia a orar, el pastor obviamente se dio cuenta de que no estaba bien, cuando él terminó el culto aún seguía en la cocinita orando, oro por mí (en la reunión también estuvo orando toda la iglesia) me sentí un poco mejor, y salí con cualquier excusa por no poder explicar bien lo que me pasaba y mi tremendo orgullo, solo dije que “sentí el impulso de orar y eso hice” y me fui a mi casa con mi orgullo y todas mis ataduras a cuesta. Al día siguiente o un par de días después me dije: “Nada de esto me pasó antes de venir a la iglesia, voy a dejar de ir, quizás es solo estrés; necesito descansar”.

Llamé al pastor y le dije que “por ahora no iba a ir mas, que me disculpara y que buscara a otro para hacer las cositas que yo estaba haciendo”

No recuerdo que me contestó, lo único que más o menos me acuerdo es que dijo que iba a venir a mi casa a orar.

Me había puesto un tiempo de un mes para luego volver a la iglesia, el día que decidí “apartarme” del camino, estuve bastante bien, luego al siguiente día ya no, y terminé al tercer día haciendo una nota a la noche por si no volvía a despertar.

Esa noche me sentí peor que nunca: En mi cabeza escuchaba decenas de voces de demonios, sentía como una mano que hacia presión en mi cuello, estaba super nervioso, tenía palpitaciones, y acostado en la cama entendí que iba a morir en ese momento. Sentí que me moría, mi corazón ya no iba a aguantar mucho mas, y mi cabeza menos. Si no me moría iba derecho a un lugar para locos.

Como Satanás ataca la oración y la lectura de la Biblia, de mas está decir que no podía ni orar ni leer la Biblia, cuanto quise leer la Biblia, porque quería hacer un poco de guerra espiritual (¡ay, ay, ay! que guerra podría hacer en ese momento no queriendo largar definitivamente la parapsicología y estando atado de orgullo) de ninguna manera pude, no pude leer ni dos palabras corridas de un versículo en la Biblia, no me podía concentrar en lo mas mínimo, tenía tic nerviosos, y tenía la terrible opresión que sentía, y también como si una mano que me tiraba para atrás, para apartarme de la Biblia.

En mi casa, para ese entonces también estaba todo mal, pasaba de todo, y era en verdad cualquier cosa y no había la más mínima tranquilidad.

En fin, habiendo escrito una nota por si me encontraban muerto o terminaba totalmente loco, ya sin ninguna esperanza, ni ninguna idea de cómo hacer para estar un poquito mejor, o al menos seguir vivo o cuerdo, dije: “Señor, estoy en tus manos” (no se si antes de hacer esta oración recordé lo que anteriormente me había acontecido estando en el departamento de Santa Teresita, antes que apareciera mi primo, cuando estaba mal y oré a Dios y me oyó respondiéndome y ayudándome, creo que sí). Ahora sé perfectamente que Dios siempre me escuchó y no estaba ajeno a lo que me pasaba, y que muchas veces quiso ayudarme y no se lo permití a causa de mi pecado. Cuando le dije al Señor: “señor estoy en tus manos” renunciando, ahí me empecé a sentir bien.

Al día siguiente llamé al pastor pidiéndole perdón, por haber abandonado todo de golpe, le dije que iba a abandonar la parapsicología totalmente (cosa que él me decía que debería hacer, pero yo no quería), le pregunté si quería que quemara el diploma junto con los libros malos que tenía, me dijo que el diploma lo guarde para validar que fui parapsicólogo, para validar el testimonio, y que en la semana iba a venir a orar por mí. Vino, oró, me dio palabra, me empecé a congregar, no sin luchas y en forma gradual con Jesús fui venciendo una guerra bastante complicada. También me ayudó mucho un hermano (cuando venciendo el orgullo le pude contar que me pasaba) que enseguida se dio cuenta del tema, me dio una lista de cosas a las que debía renunciar, y me fue guiando en lo que debía hacer, como debía orar, etc. (entre otras cosas tuve que derribar un altar que tenía en el fondo de casa, quemar libros, borrar símbolos, renunciar a actitudes del corazón, etc.)

Luego de un par de semanas Satanás quiso hacer otro ataque, me ofrecieron definitivamente dar clases, con miras a progresar; esto en mi ceguera me había pareció una oferta buena, pero tuve la necesaria pequeña inteligencia para preguntarle al pastor, obviamente aconsejándome él que no lo haga. Yo no acepté el dar clases, y renuncié totalmente a todo lo malo que había estudiado. Satanás no me quería soltar, pero Jesucristo, el amor y misericordia de Dios vencieron.

Ahora gracias a Dios, a las oraciones, a los hermanos y hermanas, al familiar que estaba orando, a un volante que le dieron a mi abuelo, al deseo que Dios puso en su corazón, y como el Señor me estuvo rescatando siempre justo a tiempo ahora estoy en los caminos de Dios libre, sano (no me extraña que en algún momento haya terminado enfermo, lo que si sé, es que cuando tomaba algún remedio, y esto en mi caso, no es que siempre sea así; me sentía peor, y cuando reprendía o oraban por mi, en general me sentía mejor), feliz y contento. ¡¡¡Gloria a Dios!!!

Ahora bien: ¿Qué aprendí? ¿que quiero decirte a ti que lees esto?.

Hay dos mensajes; uno para los cristianos y otro para los no cristianos

¿Sabes de qué me di cuenta a puro golpe?

En primer lugar si no has conocido a Cristo todavía y experimentado el nuevo nacimiento de Dios, te recomiendo que corras a sus pies, Él es real, y ha venido a salvarte, y volverá a juzgar al mundo. Ap. 22:12 hablando Jesús dice: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.”, y si no estas a cuentas con Dios te va a ir mal. Para aceptar a Jesús debes entender esto: Jn 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” ¿qué quiere decir esto? Que el creador de los cielos y la tierra por amor dio a su único hijo para salvarte a ti, a mí, y a todos los que se habían perdido por causa de sus pecados. Jesús es el Hijo de Dios, y si lo aceptas como tu único SALVADOR y SEÑOR, serás salvo: ruego que el Espíritu Santo en este momento te esté tocando. ¿Sabes como aceptar a Jesucristo como tu Salvador? Debes pedírselo, arrodíllate y ora sabiendo que Dios te oirá; puedes leer esto en voz alta:

“Padre en el nombre de Jesús oro a ti, reconozco que he pecado y te pido perdón, Señor Jesús, te acepto como mi Salvador y Señor, gracias por haber venido a salvarme. Reconozco que Jesús es el camino, la verdad y la vida, el único camino que nos conduce a Dios. Por favor escribe mi nombre en el libro de la vida y séllame con tu Espíritu Santo, en tu nombre poderoso Jesús, Amén”

¡¡¡Gloria a Dios!!! Ahora congrégate y busca a Dios con todo tu corazón, mente y fuerzas y no cometas los errores que cometí, abandona tu antigua vida y toma totalmente la vida que es mejor: La vida en Cristo, la vida que El te da. Sé que a veces no es fácil, pero confía, esfuérzate en el Señor y no desmaye tu corazón. Que el Señor te esté bendiciendo ricamente.

El mensaje para los cristianos:

“Esfuerzate y sé valiente; porqué tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en el, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bién.

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que vayas. ”

(Josué 1:6-9)

Dios nos dice que nos debemos esforzar, así que eso hay que hacer; que nunca se aparte de nosotros la Palabra de Dios, en ella están todas las respuestas a los problemas: Jesucristo.

Quiero decirte que te esfuerces y seas valiente, y no ignores las maquinaciones del enemigo, escudriña todo espíritu y que todo pensamiento propio sea llevado a la obediencia a Cristo (2 Co. 10:3-6), cuida siempre tu oración, la lectura de la Biblia, y congrégate. Ama a Dios con todo tu ser, busca cada día santificarte mas, busca la guía del Espíritu Santo y si Satanás quiere hacer daño échalo fuera en el nombre de Jesús. Acá tienes unos versículos: Hechos 26:18; Lu. 10:19; Jer.33:3 ;Ef.6:10-18; Mr. 3:27; Is. 61 1-3; el Señor quiere que lo sirvamos, cíñete de la armadura de la fe y cumple la gran comisión.

No seamos rebeldes y esforcémonos y seamos valientes. Que las bendiciones de nuestro Señor Jesucristo desciendan con poder en tu vida, te bendigo en el maravilloso y poderoso nombre de nuestro Señor Jesucristo, espero que este testimonio aya sido de bendición para tu vida. ¡Ah! Y nunca te olvides de orar para que Dios envíe mas siervos a la mies “la mies es mucha mas los obreros son pocos” Mt. 9:37 ¡¡¡Dios te bendiga!!! Alabanzas al Altísimo.

Algunas deducciones a las que llegué, relacionados con algunos puntos sobre “guerra espiritual

A continuación hay un par de vivencias que sin quererlas a la fuerza las aprendí me parece bueno que conozcas de los siguientes temas. Quizás algo no entiendas, pido la guía del Espíritu Santo para ti y el ministerio que te ha encargado que cumplas el Señor; que los ángeles de Jehová acampen alrededor de ti, la palabra de Dios dice que “los ángeles de Jehová acampan alrededor de los que le temen” así sea. Estos son temas específicos de guerra espiritual, piensa en lo que lees, no tomes nada a la ligera, esta orando y todo lo que escribo escudríñalo con las escrituras, por favor. Y que el Dios de los cielos y la tierra el grande y majestuoso te bendiga ricamente, te bendigo en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, en el maravilloso y poderoso nombre de nuestro Señor Jesucristo, nuestro Salvador. El camino, la verdad y la vida.

Cambios en la personalidad, y nuevo nacimiento:

El que hallare su vida, la perderá; y el que perdiere su vida por causa de mí, la hallará. (Mt:10:39)

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2Cor:5:17)

Existen dos tipos de nuevo nacimiento, uno es el verdadero que es el que Jesucristo mencionó a Nicodemo, y otro es el errado que te lo da el mundo.

Cuando no andaba en ninguna cosa rara, tenía una personalidad, una forma de ser determinada, cuando seguía la iniciación, ocultismo y demás cambió mi forma de ser, y ahora que soy cristiano, hijo de Dios como dice su palabra soy otra persona.

En la iniciación y ocultismo te enseñan a “saber, querer, osar y callar” y siempre te dan vuelta con estas cosas o te meten otras ideas raras en la cabeza, según sea la rama de ocultismo, o falsa religión. Satanás es padre de mentira y quiere confundir las mentes (Jn.8:44) y a mí me engañó. En mi caso quería desarrollar la fuerza de voluntad y otras cosas, y en la rama que estudiaba te hacen pasar pruebas para no tener ningún temor, y se hacen ejercicios de la voluntad por esto de “osar” para que uno no pueda ser doblegado.

Pero te aseguro: Ninguna rodilla puede estar sin doblarse ante Dios, y no hay poder de las tinieblas que pueda prevalecer contra la luz, Jesucristo es el vencedor.

Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que á mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará á Dios. (Rom:14:11)

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

Cuando andaba en cosas malas no conocía a Jesús, e iba cambiando mi personalidad, actitudes y forma de reaccionar ante los problemas o situaciones, para poder tener mas “poder”. Se podía venir el mundo a bajo que si quería mantenía una actitud de total calma; por eso me sorprendía que en la iglesia luego de un tiempito me empezara a sentir nervioso, luego entendí el porqué: yo tenía un espíritu distinto al que en mi iglesia se movía, en mi vida estaba operando el espíritu del mundo y en la iglesia está el Espíritu Santo.

Yo no había renunciado totalmente y recuerdo muy bien que palabras de Dios dadas por siervos o hermanos/as que hablaban de engañadores metidos en medio de la iglesia, falsos obreros, etc. me causaban un raro sentir en mí, obvio esto me preocupaba un poco. Cuando fui totalmente libre dejé de sentir esto.

En la rama del Satanismo en que estaba, el tema era que uno tuviera una voluntad capáz de todo. Querer lo que uno quiera de forma tal que querer sea un “poder”, es decir que lo que uno quería eso tenía (no fue así en mi caso lo que mas tuve fueron luchas). Y lo primero era saber como hacer todo esto para lo cual se debía estudiar mucho la filosofía y otras cosas malas. También estaba el callar, que era el poder mantener secretos, pase lo que pase.

Por causa de todo esto, tenía que abandonar mi vida y dedicarme de lleno, cosa que como les conté por desgracia estaba haciendo. El “padre de mentira” copia mucho de forma tergiversada.

No puede ser totalmente libre, hasta hacer una total renuncia de lo que había estudiado conforme a lo que me decía el pastor y hermanos que me ayudaban guiados por el Espíritu Santo. Para esto tuve que humillarme, arrepentirme, pedir perdón y renunciar. Tener un arrepentimiento genuino, nacer de nuevo y aprender a la fuerza a confiar en Dios.

En mi había malos pensamientos, cosa que me preocupaba, pensamientos de odio, sexo y violencia, tuve que abrir los ojos, renunciar, pedir perdón, reprender, perseverar; y luego fui libre por Dios que puso su mano de poder en mi vida.

Cuando uno entra en ocultismo falsa religión, o alguna cosa rara hay cambios en la personalidad, comportamiento y forma de pensar para mal.

Cuando uno se hace cristiano, hay que perder la “vida” (conductas, actitudes, comportamientos, pecados, etc) para hallarla. Mt.10:39 entonces hay un cambio para bien (Ga.5:16-26. Se está de un lado o del otro), hay pensamientos de amor, benignidad, justicia ya que Dios es justo, etc. (Flip.4:8).

Esto es así:

El Cristiano tiene que buscar la santidad obedecer a Dios y hacer el bien.

El Satanista consagrado a su religión peca y busca hacer cada vez mas el mal (a veces al principio no sabe que está haciendo mal y piensa que está haciendo bien como me paso a mí).

El Cristiano debe leer la Biblia.

El Satanista estudia sus libros.

El Cristiano debe orar, alabar, congregarse, etc..

El satanista hace pactos, trabajos, etc. (según sea la rama).

El Cristiano debe atar a Satanás.

Satanás quiere atar a los cristianos.

Por favor no ignoremos las maquinaciones del enemigo (2Co.2:11), porque no tenemos luchas contra carne y sangre sino contra principados y potestades, contra las huestes espirituales de maldad (Ef. 6:10-12).

Uno no puede servir a dos señores (Mt. 6:24) o está del lado de Dios o del otro, ¿esto que significa? significa que:

No robaras (Dt.5:17); no Adulterarás (Dt.5:18); tampoco en tu corazón (Mt.5:28) no se puede mentir, ni engañar (Lv.19:11); no se puede dar falso testimonio (Ex.20:16); no se puede ser de doble ánimo (Stg. 1:8); hay que amar a Dios con todo el corazón la mente y las fuerzas y a nuestro prójimo como uno mismo(Mr.12:29-31); hay que ser santos (1P.1:16) y hay que tener cuidado con lo que se tiene o se mira; un hijo de Dios que tiene que tener amor, ser santo, tener dominio propio, templanza, mansedumbre, etc., etc. no puede estar regocijándose o entreteniéndose viendo películas de terror (que muchas cosas que hacen son en serio), películas de guerra que todo es muerte sangre y violencia, uno no puede estar escuchando alabanzas a Satanás (¿que soy fanático? haga la prueba: antes de ir a hacer liberación póngase a escuchar Heavy metal, Rap, o lo que sea de música del mundo, y vamos a ver luego como sale), debemos vivir en santidad (Lv.20:7, 1P.1:16) creo que esto es claro no hay que hacer nada que no le agrade a Dios, porque lo que no le agrada a Dios es de la carne, del mundo o del diablo y constriñe a el Espíritu Santo (Rom.8:5-8).

Dios nos da para escoger entre la vida y la muerte, y nos dice que escojamos la vida para que vivamos (Dt.30:19)

Hay que nacer de nuevo (Jn.3:1-8)

Y el reino de Dios no es cosa para tomarse a la ligera, antes es lo más importante; no se puede estar dando vueltas, hay que decidirse y seguir a Jesús (Lc9:59-62)

Si quieres ser verdadero Seguidor de Cristo deshazte de todo lo malo y adquiere el reino de Dios para tu vida (Mt.13:46).

Y si quieres ser guerrero espiritual, el primer paso es nacer de nuevo, para lo cual hay que morir al pecado y luego esforzarse y ser valiente (Jos.1:6), no ser tibio (Ap.3:16), y confiar que está el Espíritu Santo para ayudarnos (Lc.11:9-13).

También está escrito:

Entonces Jesús dijo á sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese á sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Mt:16:24:

Existen niveles de madures espiritual o consagración a Dios.

Dentro del verdadero cristianismo, los cristianos se pueden dividir en tres clases: los convencidos, los convertidos y los maduros.

Dentro de las religiones, ocultismo y demás también, hay grados, y niveles, por ejemplo; primero empecé con la adivinación, luego seguí con los trabajos, después sanidades, poder mental (estaba empezando con los ejercicios), luego seguía salir del cuerpo, y después iba a venir evocar espíritus, etc, etc, esto en mi caso, en otros hay distintos niveles y consagraciones; por ejemplo, en los Mormones primero hay una pequeña etapa que no recuerdo como lo llaman que se prolonga desde las primeras charlas que te dan los misioneros, hasta que te bautizan y hacen un circulo imponiendo las manos sobre la persona; luego viene el sacerdocio Aarónico, después el de Melquisedec y luego siguen otras cosas. Gloria a Dios que por su misericordia me rescató y rescata a muchos llevándolos a su luz.

Satanás es padre de mentira y es mentiroso desde el principio (Jn.8:24), y solo vino para matar hurtar y destruir, mas Jesucristo vino para dar vida y vida en abundancia (Jn.10:10).

En las cosas de Dios primero fui convencido, iba a la iglesia, ofrendaba, diezmaba, oraba todos los días un ratito, y estaba convencido de que Jesucristo es el salvador, y todas las doctrinas que conocemos. Pero solo era convencido de lo que es el verdadero camino, y al principio también dudaba de vez en cuanto (obviamente no es en todos así), había cosas que no había abandonado, tenía malos pensamientos, rencores, enojos, rabietas, algo de maldad, no había nacido de nuevo, seguía a Jesús de lejos, y no tenía el Espíritu Santo en mi vida, o lo tenía muy poquito, miraba películas de terror (cosa que después me comenzó a molestar) practicaba karate (cosa que también luego me empezó a molestar), escuchaba música del mundo (la cual después me dejó de agradar), y cosas por el estilo. Me empecé cada vez a acercar un poquito mas a Dios y ahí saltó un problema interno y de pecado, y me pasó todo lo que me pasó, bueno hasta acá yo vivía en la etapa de convencido. Lo poco que servía al Señor solo El sabe los frutos que dio.

Luego vino la etapa de convertido, después de una crisis en mi vida (en mi caso fue así), me di cuenta que debía abandonar cosas, me humille, renuncié, pedí perdón, me arrepentí, y empecé a vivir otra etapa, una etapa de luchas en donde aprendí a confiar en Dios, a batallar, a orar, y estudiar la Biblia. Hubo cambios en mi vida, esta etapa fue una etapa de purificación, santificación y crecimiento, pasando por luchas, aflicciones y pruebas, la mayoría internas.

Bueno, gracias al Señor ahora estoy en la etapa de Consagración y si podría me dedicaría las 24 horas al Señor estoy aprendiendo a escuchar la voz del Espíritu Santo, a reprender con autoridad, a orar por sanidad, me gusta el evangelismo lo hago gracias a Dios y veo mas frutos en mi servicio, y gracias a Él seguimos adelante. He entendido y aceptado verdaderamente lo que dijo Pablo “ya no vivo yo mas vive Cristo en mi” (Ga. 5:2) lo cual lo tenemos que decir todos; bueno sigo adelante porque me falta, tenemos que llegar hasta la plenitud de Cristo. Esto no sin luchas, pruebas y guerra espiritual (Ef.6:12), pero tenemos la confianza que Cristo Venció (Rom.8:37) y por gracia vamos marchando a la perfección, esto no lo digo por orgullo sino porque es mandamiento de Dios (Mt.5:48 y Ef. 4:13).

No siempre se tarda tanto como tardé yo en pasar de convencido a convertido y de convertido, a empezar a ser maduro espiritual (mas o menos tardé un año en cada caso, y en la última parte nunca se termina) algunos se convierten de entrada, y abandonan su vida, la pierden y toman la nueva vida (Mt.10:39) y siguen a Jesús (Mt.16:24), con todo su corazón mente y fuerzas sin abandonar el primer amor. A otros le cuesta mas como a mí, y a otros aún mas y pasan años y años, pero hoy puede ser el Día para que tomes la decisión, si aún no la has tomado, de dejar los rudimentos de la carne y entender que debes seguir a Jesús; humillarte, arrepentirte, pide perdón por el adormecimiento… y entrar a nuevas dimensiones del conocimiento de la plenitud de Cristo. Y sabe que hemos sido llamados a tener vidas de victoria y no de derrota, solo esfuérzate y sé valiente, no contristes al Espíritu Santo (Ef. 4:30) y seamos llenos de Él en todo tiempo. Un consejo: pide siempre mas de Dios, sabiduría, guía y entendimiento (siempre esto me ayudó, en su momento, a encontrar el verdadero camino, y luego a pasar luchas y pruebas). Y bueno también hay que tener en cuenta que está escrito que los cobardes no irán al reino de los cielos (Ap.21:8).

Voy a contarte algo: En un periodo de mi vida de Cristiano, tenía miedo de crecer en Dios, miedo de asumir responsabilidades ante Dios, miedo de que El me use, de que se desate un poder en mi vida tan inmenso que no pueda controlar (ay, ay, ay, Señor perdona y has lo que quieras y sea humilde como el polvo) en un tiempo tenía miedo, pero ¿que dice la Biblia? El perfecto amor echa fuera el temor (1 Juan 4:18), hay que orar, y romper ataduras, miedos y toda fortaleza que se quiera levantar en nuestras vidas en contra del reino de Dios y hay que llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo (2 Co.10 4-5).

Existen territorios espirituales, en nuestras vidas, en nuestros países y también en algunos hogares divididos.

Cuando los Israelitas tuvieron que conquistar Canam (Nm.13:30) la mayoría temieron y no se animaron (Nm 13:31-33; 14:1-4), los cuales se perdieron la bendición (Nm.14:23) y estuvieron 40 años en el desierto (Nm.14:30-33), cosa nada grata. Luego otra generación junto con Josué y Caleb la conquistaron (Jos.1:1-6), después Dios a los Israelitas les mandó conquistar todo (Dt.7:1-5), pero la siguiente generación no lo hicieron les faltó; Dios dejó naciones para probar Israel, naciones que faltaban conquistar, las cuales al no conquistarlas les fueron por tropiezo (Jue.2:11-12, también Jue.3:1-7), y la historia sigue. Hay muchos libros de la Biblia en el Antiguo Testamento que relatan sobre conquistas y derrotas, según si buscaban al Señor y hacían su voluntad o no. Hay que hacer la voluntad de Dios para que nos vaya bien y si tenemos algún sector en nuestras vidas no conquistado, luego nos será por tropiezo si no lo conquistamos.

Ejemplos de sectores que pueden estar no conquistados en nuestras vidas: Rencor, algún vicio, malos pensamientos (lo que mas me costó), concupiscencias (también me costó, junto con los malos pensamientos),orgullo, etc., etc.

En el caso de los malos pensamientos, en mí los más fuertes fueron de sexo, si no les daba importancia luego terminaba en la pornografía, y esto si no lo frenaba iba a terminar en pecado sexual, al cual Dios nunca permitió que llegara. Este territorio no conquistado, este sector me preocupaba y batallaba una y otra vez y perdía, o conquistaba un poco, pero no podía conquistar todo, y luego volvía a lo mismo.

En un momento llegué a pensar, esto es atadura muy fuerte que no puedo romper, luego pensé “quizás es normal” pero no es así: todo pecado es común en la gente “del mundo” nosotros debemos VIVIR EN SANTIDAD. Este sector de mi vida no conquistado me estorbaba, si bien podía servir a Dios, cuando perdía y pecaba, perdía la presencia del Espíritu Santo en mi vida y a veces recibía alguna bofetada de Satanás por estar débil.

Pero Dios es el victorioso, al final conquisté, luego de muchos fracasos de buscar la victoria, la tuve; el método: oración (a mi me pega mucho el tema de dar siempre el ejemplo; empecé a orar sabiendo mi problema, para que el Espíritu Santo dé gran convicción de pecado a todos los que pecaban con sus ojos (pornografía); bueno de mas está decir que después de estar orando de esta forma la vez que caí de nuevo fue la última, el Espíritu Santo obró), renuncia en primer lugar, arrepentimiento, buscar mas a Dios, pedir perdón, reprender, ser lleno del Espíritu Santo, este es el método para conquistar y hay que perseverar. Tenemos que conquistar todos los sectores de nuestra vida y llevar todo pensamiento y acto a la obediencia de Cristo. Esto es guerra.

Ahora bien, también hay territorios que son espirituales:

Dn. 10: 12-13

“Entonces me dijo: Daniel, no temas porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante 21 días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia”

Dn.10: 20-21

“El me dijo: ¿Sabes porque he venido a ti? Pues ahora tengo que volver a pelear contra el príncipe de Persia; y al terminar con él, el príncipe de Grecia vendrá. Pero yo te declararé lo que está escrito en el libro de la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino miguel vuestro príncipe.”

Hay principados en las regiones celestiales (Ef. 6:12), con este tema se podría hacer un estudio muy profundo, pero eso no me interesa ahora, ni estoy en condiciones todavía de desarrollarlo, mas adelante si Dios quiere El dará mas conocimiento específico y abrirá puertas, lo que si me interesa es que no se ignore que hay territorios espirituales; estos versículos son un ejemplo de lo que pasó, ignoro lo que pasa actualmente, si hay batallas entre ángeles, eso lo ignoro; yo se que Cristo venció a todo poder de las tinieblas y que en su nombre hoy echamos fuera al maligno y el se debe sujetar y lo hace porque Cristo venció al mundo (Jn 16:33) y a sus príncipes y gobernantes (Jn.12:31) y al final de los tiempos, Dios echará en el lago de fuego y azufre (2Ts. 2:8; Ap. 17:14; Ap.20) a Satanás, el falso profeta, y todos los bichos raros, junto con aquellos que no hayan aceptado a Jesucristo verdaderamente como su Señor y Salvador.

Una de las primeras cosas que aprendí cuando andaba en cosas malas fueron los territorios espirituales, les voy a contar un poco de esto:

Entre otras cosas había estudiado algo de Vudú, como hacer el muñequito y demás, ahora bien ese tipo de magia no es igual de potente en Brasil como acá hay distintos tipos de espíritus operando en las distintas regiones físicas, si bien se pasan algunos de un lugar a otro, están asentados con mayor fuerza en determinados lugares, al igual que las religiones, por ejemplo había aprendido que hay grupos de espíritus llamados egregores (un nombre ocultista, y no siempre los nombres significan lo mismo, cambian y a veces los utilizan para otros significados también) que son muchos “seres espirituales” que forman parte de un grupo determinado representado por una “imagen”; es decir, una identificación en el plano espiritual. Estos grupos, por ejemplo, en los casos de religiones son grupos de demonios que operan bajo una religión determinada, obrando distintos tipos de señales. Los demonios también curan, sanan y se disfrazan como ángel de luz, hay que discernir los espíritus (1Jn.4:1), hay que tener cuidado; con esto me refiero a que hay que escudriñar los espíritus. Dentro de la iglesia de Jesucristo uno de los dones es el discernimiento (1 Co.12:10). Muchas religiones están limitadas a lugares físicos determinados y de ahí no salen, o hay fortalezas especificas en algunos puntos determinados y luego de ahí se expanden, es decir hay territorios.

Hay una ley que estudiaba que habla de la expansión, bueno el tema es el siguiente: Un pequeño punto señalando un territorio que luego se expande tomando fuerza, esto lo usaba yo, lo primero que hacia era marcar un pequeño territorio haciendo un circulo que luego prendía fuego y luego allí trabajaba.

Yo sabía que cuando salía de ese territorio perdía fuerza y poderes, e incluso lo sentía; tenía que salir de a poco del territorio porque si no me podía dañar y en caso extremo matar. Por las dudas aclaro: esto cuando estaba en ocultismo, no hay que hacer un circulo ni nada raro para reprender o orar o lo que sea; para reprender solo hay que pedirle la autoridad al Padre y en el nombre de Jesucristo se ora, no hay que hacer nada raro y ojo con meter alguna doctrina ocultista porque la Biblia habla de que habrá falsos maestros; una de las cosas que a mi no me agrada mucho es la siguiente: Nombre de espíritus, hay muchos que se la pasan preguntando y tratando de averiguar un nombre de espíritu determinado que este trabajando, esto me suena mas ocultista que cristiano, si bien se puede reprender espíritu/s que sean causantes de enfermedad, temor, etc, tampoco el extremo; Satanás y sus demonios se llamen como se llamen están vencidos por Jesucristo y se deben ir cuando se los echa en el nombre de Jesucristo con la autoridad que El nos ha dado, además el diablo es mentiroso, y puede decir un nombre que no es.

En una fábrica o institución puede haber por ejemplo un gerente general, luego otros de áreas, después jefes de sección, encargados o líderes, y empleados comunes de mas o menos nivel según la tarea que desempeñen; después, la autoridad del gerente está mas o menos limitada a dentro de la institución que es su circulo de acción. Así pasa en lo espiritual, hay principados, gobernantes, territorios etc. (una aclaración sobre los nombres: Ojo que hay casos y casos, y varios métodos; si hay una persona que ha hecho un pacto por ejemplo con Baal y esta renuncia y Baal no se va, hay que echar fuera a Baal en el nombre de Jesús. Todo esto de liberación se debe hacer pidiendo la guía del Espíritu Santo, imprescindible para no equivocarnos)

¿Qué pasa si en una casa hay tres seguidores de Cristo y un seguidor del enemigo?

Va ha ver división y va ha ver un sector del territorio no conquistado, por el cual se va a tener que batallar en oración y perseverancia en los caminos de Cristo, porque si no se puede expandir y dañar el reino en ese hogar; después también depende de los grados de consagración, del crecimiento espiritual tanto de un lado como del otro, y cuidado que o se está totalmente con Dios o no y el que no siembra desparrama (Lc.11:23).

En cuanto a la vida de cada uno ¿qué territorios debemos conquistar en nuestras vidas?, ¿Cuál me falta?, ¿Se está infiltrando algo por algún lado? Son preguntas que nos debemos hacer siempre. Y, por favor, a los siervos de Dios: Hay que tener mucho cuidado con esto porque el enemigo es engañador y padre de mentira y anda buscando a quién devorar, y si puede va a tratar de hacer caer hasta a los escogidos (Mt.24:24), no hay que darle lugar al Diablo (Ef. 4:27). Puntos peligrosos: relación matrimonial, finanzas, sentimientos, pensamientos, perdonar, pedir perdón, orgullo, egoísmo, egocentrismo, afán, ociosidad, desaliento, etc. detengámonos a pensar sobre puntos peligrosos o que requieren especial cuidado, un poco de precaución no nos hará mal; cada uno tiene que cuidar y cuidarse. De vez en cuando, un consejo: detenerse a pensar si anda todo bien, orando para que el Espíritu Santo nuestro consolador y ayudador nos guie y revele, y haga sacar a luz cosas que no veamos, en nuestras vidas, ministerio y en nuestro alrededor.

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

Tenemos que estar conquistando; obviamente, Dios conquistando en nuestras vidas (nosotros si no hemos renunciado a todo tenemos que hacerlo y a no tomar actitud de soberbios, porque Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes 1 Pr.5:5; la soberbia aleja de Dios), hogares, en donde nos movemos, nuestro país, y otros sectores. Las armas son espirituales, y hagamos todo con sabiduría, entendimiento, y precaución de no pasarnos de la raya.

Al principio quise conquistar con mis fuerzas y como les conté no me fue nada bien, todos somos inútiles que nada podemos hacer sin Dios, bien inútiles, y bienaventurados los débiles que buscan su fortaleza en Dios, porque el poder de Dios se perfecciona en la debilidad (2 Co.12:10) Toda la gloria, honra, alabanza y adoración sea a Dios, nada podemos hacer sin El y de lo único que éramos dignos era de muerte y condenación. Gracias Jesús por venir a salvarnos.

Para conquistar un territorio hay que: pedir perdón, arrepentimiento, cambio: En donde había un libro ocultista ahora Bíblias, estudios bíblicos, concordancias, en lugar de música del mundo alabanzas al Señor, en lugar de cuadros y fotos de grupos musicales y demás, ahora versículos bíblicos, arrepentimiento es cambio y un territorio conquistado por el reino de Dios se lo siente en el espíritu y se lo ve por los ojos y frutos; oración, renuncia (en mi caso tuve por ejemplo que borrar símbolos, derribar un altar, renunciar a gustos costumbres, etc, tuve que sacar un cuadro que me gustaba, porque era una imagen, etc.), guerra espiritual (atar, reprender, desatar, ungir con aceite, “Señor declaro mi hogar territorio tuyo”); y todas estas cosas van juntas o se va avanzando con todo esto hasta tener la total victoria; la victoria tiene que ser total, en Cristo somos mas que vencedores; hay que ser valientes, y todo lo podremos en Cristo que nos fortalece (Fil.4:13) incluso en lo económico.

Dios primeramente nos da un sentir, o nos impulsa a hacer algo (debemos siempre escudriñar los pensamientos a ver si se sujetan a la Palabra de Dios revelada en las Santas Escrituras) luego todo o casi todo en la practica empieza por la oración, la intercesión es importantísima, hay que orar y no desmayar (Luc. 18:1).

Es muy bueno ponerse de acuerdo el pueblo de Dios para interceder en oración por puntos específicos, ciudades, hogares, iglesias que están pasando por problemas, etc., esto hay que hacerlo porque los otros (satánicos) interceden horas y horas y si nosotros nos quedamos como si nada, Dios no obrará y a veces permitirá; nosotros como hijos de Dios tenemos mas poder, pero hay que tomar la autoridad y batallar.

Otra cosa: no basta solo con orar, a veces es lo único que podemos hacer, es verdad; pero por un territorio, por una nación, no solo hay que orar y orar, y proclamar y declarar por fe, también hay que ir y predicar haciendo discípulos en nombre de Jesús, apoyar a los misioneros, enseñar a los extranjeros, darles material, y todo lo que podamos hacer, hay que orar, clamar y también hacer. Por mas que yo estuviera horas y horas orando si no derribaba el altar del fondo de casa, quemaba los libros, borraba símbolos y renunciaba, poco o nada iba a pasar, o quizás iba a estar un ratito bien y luego mal por no haber renunciado al pecado que me tenía atado, hay que renunciar al pecado.

Después no siempre recibí liberación por medio de la reprensión de espíritus inmundos, también muchas veces la recibía tan solo con oír la palabra de Dios en la iglesia, otras veces recibía liberación en la alabanza, otras al escuchar palabra de sabiduría o enseñanza o al leer la Biblia; en fin, uno no solo recibe liberación con una buena oración, también está lo otro que no hay que descuidar. Es necesario alimentarnos bien, y no sólo de una cosa, y así también cuando ministramos a una persona.

No hay que olvidar un punto importante: una persona puede recibir liberación por medio del amor; debemos ministrar amor y no sólo reprender espíritus inmundos. En realidad, todos hemos recibido liberación por medio de aquel que nos amo.

Es necesario hacer guerra espiritual, y también todo lo demás.

En Jesucristo está la vida no en otro, y Dios es amor.

Entonces la base para hacer guerra espiritual es la siguiente:

Haber nacido totalmente de nuevo, ser totalmente libre en Cristo; es decir, que ya no pecamos.

Estar bien maduros espiritualmente, bien llenos de Dios, con los frutos del Espíritu Santo; y el diablo huirá de nosotros, o mejor dicho: De aquel que nosotros tenemos dentro (para los críticos: Se que los cielos de los cielos no pueden contener a Dios y cuanto menos nuestros cuerpos de barro, pero para mí, ser llenó del Espíritu Santo es tener perfecta comunión con el Padre y literalmente estar llenos de Dios).

Hay que tomar la autoridad que Dios nos Dio.

Mantener siempre nuestra comunión con Dios, buscándolo en todo momento en la alabanza, la lectura de la Biblia, la oración, el congregarse, y teniendo nuestros oídos atentos a la voz del Espíritu Santo, con la precaución de no ser engañados, por causa de nuestras debilidades, escudriñando los espíritus y los pensamientos.

No ignorar las maquinaciones del enemigo, y reprenderlo en el nombre de Jesús, para esto algunos exponen distintas técnicas, en mi opinión basta con ordenarle al maligno que se vaya en el nombre de Jesús y si el Espíritu Santo nos revela algo en especial, se orará como Dios mande. Cuando uno ministra a otra persona antes de reprender a un espíritu inmundo que la esté atormentando, dicha persona debe querer ser verdaderamente libre y renunciar a toda practica de pecado.

Debemos expandir el reino, orar por las naciones, predicar, discipular y hacer todo lo que podamos en Dios, mientras tengamos tiempo; Dios recompensará a cada uno conforme a sus obras.

Lugo nunca nos olvidemos de que en Cristo somos mas que vencedores por medio de aquel que nos amó. Pruebas y luchas vamos a tener, las tuvieron Jesús y sus discípulos y las tenemos o tendremos nosotros y quizás mas si estamos en el ministerio de liberación. No desfallezca nuestra fe y sigamos siempre adelante; peleando la buena batalla, que Cristo venció.

Aquí concluyo mi testimonio de lo que Dios a hecho en mi vida y las reflexiones que quería compartir contigo; espero que te aya sido de bendición. Que muestro Señor y Salvador Jesucristo te bendiga mucho, el que era el que es, y el que ha de venir, toda gloria, honra, alabanza y adoración sea a El, el camino, la verdad y la vida. En su nombre.

Javier R. Cinacchi

EL TESTIMONIO
Este testimonio es demasiado largo lo puedes descargar en formato pdf y cargar a tu celular

Descargar “De las tinieblas” De-la-tinieblas-a-su-Luz.pdf – Descargado 77 veces – 295 KB

Comparte este mensaje