Fui esclavo de las drogas Cristo me salvo

lima_peruJorge Yépez nació en la ciudad de Lima Perú, el año 1946 en el seno de una familia sin problemas económicos. En su niñez fue educado en los mejores colegios, era muy apreciado por su familia y amigos; Pero a los 10 años algo sucedió.

Sin tener necesidad comenzó a robar, al principio lo hacia en su propia casa pero mas tarde debido a las malas juntas el robo era su modo de vida.

Varias veces tuvo que declarar frente al juez de menores por robo de autos. A los 18 años su hermano mayor muere en un accidente de aviación y a raíz de esto su madre, en presencia decide quitarse la vida.

El padre de Jorge Yépez, un almirante de la marina de guerra, era un hombre golpeador que siempre lo maltrataba, tanto a el como a sus hermanos menores.

Fue así que cansado de los golpes y presionado por la responsabilidad de cuidar a sus hermanos toma la decisión de irse de su casa; al poco tiempo conoce a una mujer y comienza a vivir con ella, por un tiempo logra paz y tranquilidad pero luego la droga llega a su vida, ya de adolescentes había probado la marihuana, LSD, mescalina etc. Pero eran alucinógenos, ahora junto a su pareja comienza a probar clorhidrato de cocaína, al principio solo compraba 5 o 10 gramos y eso le servia para consumir una parte y el resto lo vendían para conseguir plata.

Poco a poco fue metiéndose en el negocio de la droga y ya no eran gramos lo que compraba sino kilos. Mandaba “la mercadería’’ a Estados Unidos y recibía miles de Dólares a cambio, fue así que al poco tiempo empezó a comprar casas, autos, motos etc.

Podía consumir lo que el quería y el negocio le dejaba mucha ganancia; hasta que un día es apresado conloquera 12 kilos de cocaína en su poder y comienza la debacle en su vida.
Con Jorge Yépez en prisión, su mujer y sus hijos continuaron en el consumo de droga toda su familia se transformo en drogodependientes “yo preso en una celda y ellos presos en la esclavitud de las drogas”, piensa Jorge Yépez.
En la cárcel Jorge Yépez, conoce a muchas personas la mayoría eran drogadictos, consumían “pasta base’’ una droga totalmente adictiva y que degenera totalmente a la persona sin embargo cuenta Yépez “caí en esa droga, porque no había otra, y yo tenia que estar en algo”
.
Debido a la droga llego a pesar 44 kilos, la vida no tenia importancia para el, fue apuñalado en varias oportunidades, durante los 10 años que estuvo en prisión, solo logro acumular broncas, enemigos y cicatrices.

En una oportunidad, fue apuñalado y le atravesaron el pulmón, esa herida le produce un paro cardiorrespiratorio, es trasladado de urgencia al hospital donde clínicamente muere por 14 segundos. Yépez recuerda que cuando despertó lo primero que murmuro fue “¿Qué hago acá? Quiero fumar, quiero fumar drogas”.

amarradoEstaba totalmente esclavizado por las drogas al punto que no había otra cosa en su vida Cada día moría un poco mas.
La condena era de 20 años pero a los 10 salio en libertad “en realidad” aclara Jorge Yépez, “eso suponía porque la calle me hizo mas esclavo que antes”.

Regreso a su casa para ver a su familia y se encontró con un cuadro lamentable, casi todos estaban involucrados en la droga y la prostitucion.
Nuevamente como a los 18 años, para no enfrentar la situación toma la decisión de huir, porque se sentía responsable por el daño que le había ocasionado a su familia.

Por casi un año vivió en la calle, se volvió agresivo, cometió todo tipo de ilícitos, pero la droga continuo siendo su “fiel’’ compañera, durante este tiempo comió de la basura.

Perdió todos los dientes, la gente que pasaba a su lado lo trataba de loco y le tenían miedo, ya que les robaba continuamente.

Nadie lo soportaba, caminaba por las calles apestando, según Jorge Yépez, mas de una vez se pregunto ¿Qué paso conmigo señor? ¿Por qué? ¿Por qué has permitido señor que yo este en estas condiciones con 40 y tantos kilos de peso, desecho, solo, abandonado, en prisión, apuñalado, destrozado, sin familia, sin nada, sin nadie, porque has permitido esto?.
Más de una vez pensó en quitarse la vida.

Drogado y abandonado es nuevamente apuñalado en la calle, durante días quedo tirado desangrándose y prácticamente muerto sin que nadie se apiade de su vida.

Hasta que un amigo lo ve y le dice “te voy a llevar a un lugar en donde los drogadictos cambian” a lo que Yépez responde LOS DROGADICTOS NO CAMBIAN,

puerta-de-luzA duras penas Yépez acepto ir, el lugar se llamaba“Centro victoria” (Clamor en el Barrio de Perú al llegar ve un cartelito en la recepción dice “Aquí se acabaron los peros y las excusas’’. Mientras esperaba, entro en la recepción un hombre moreno, grande, y para sorpresa de Jorge Yépez aquel hombre era el mismo que le había vendido drogas y pasta Paco hace unos años, pero ahora estaba totalmente cambiado, era otra persona; se había recuperado totalmente de la adicción a las drogas
“fue gracias a Jesucristo” afirmo este moreno.

Pero Jorge Yépez no quería saber nada de quedarse, y menos que le hablen de un Cristo que lo había abandonado a su muerte.

Su amigo le rogó para que se quede aunque sea un día pero Yépez le dijo “tu me has traído, tu me llevas”.

A pesar de esto “Tito” su amigo se fue solo pero antes de irse le dijo “regreso por ti a las 4 de la tarde” “han pasado 20 años y hasta ahora Tito nunca regreso” hasta el día de hoy.

Estando en el año 2007 y dirigiendo el presidiendo el país de Argentina hace un recuento de sus 20 años de testimonio de una vida nueva su primeros años en el Señor se rehabilito y luego fue líder de diferentes ministerios en el Perú en donde ahora se encuentran mas de 15 mil hombres rehabilitados

Casado con 2 hijos y un futuro bastante abierto que le ha puesto el Señor para el país de Argentina la visión del ministerio clamor en el Barrio es que un lapso de 10 años todo el país de Argentina pueda conocer que hay una salida para las drogas y el alcohol en Cristo Jesús que es gratuita la salvación que aquellos que están esclavos de estos delitos espirituales podrán conocer la verdad y esta verdad los hará libres.

El ministerio Clamor en el Barrio de Argentina a cargo de su director y presidente Pr. Jorge Yépez trabaja arduamente hace 5 años ayudando y levantando a las minorías olvidadas (drogadictos, alcoholicos, menesterosos y otros) cuentan ya con 100 hombres en el internamiento en sus diferentes etapas de recuperación, son 100 hombres libres de las adicciones y por consecuencia 100 familias bendecidas por el Señor
Jorge Yépez

fuente: http://testimonioscristianos.net/testimoniodeimpacto/testimonio-de-jorge-yepez-adicto/

Comparte este mensaje

2 thoughts on “Fui esclavo de las drogas Cristo me salvo

  • abril 23, 2016 at 4:25 am
    Permalink

    Hola me llamo enrique tengo 31 años estuve toda mi vida en el mundo y peque hasta mas no poder has que conoci a Jesús por extrema necesidad porque perdí mi mujer y dios me restauro mi familia y gran parte de mi vida ahora escucho su radio todo el día y voy a la iglesia jueves y domingo en donde tres pastores han centrado mi atención en mi porque me consideran un caso especial ya que sigo luchando contra mi peor demonio el vicio por la cocaína a pesar de ello sigo esforzándome y sigo y endo a la iglesia donde encuentro sentido de pertenecía .mi infancia fue dura sufrí maltrato físico de mis padres y vi la violenciacdiaria de mi padre y mi madre como hijo mayor fui la oveja negra por ello me llevaba La peor parte a los 6 meses de vida me abandonaron dejando me a manos de mis abuelos que para mi son mis únicos padres y los amo pero también sufro violencia moral de parte de mi abuelo todo lo arreglaba con materia y me trataba como lo peor que no valía nada querrá una mierdas…. Y maldición hereditaria a mi ver por todo ese rechazo falta de amor cariño y aceptación busqué una vida de pecado robé vendí cocaína estafe hice daño que a personas que me querían y como consumidor crecí en la soledad espiritual pero dueño del mundo a mi ver el masxrespetado en el barrio también la calle me llevo a conocer una personacespecial inocente amorosa la madre de mis tres hijos pero por no conocer su Jesús no aceptarlo como salvador la destruí la maltrate física y moralmente y perdí esa mujer aun estoy con ella pero no me perdona y no cree que puedo cambiar a pesarxque ella siempre fue cristiana en fin eh cambiado todo incluso perdoné a los que me marcaron y me causaron tanto daño pero no puedo desprenderme de la droga y no se cuando dios va a concluir la obra perfecta que pezones en mi pero soy ansioso y quería ser un hombre de dios al cien por cien y dejarla leo mucho josué esfuérzate y se valiente como modelo para dejar la droga.. No en fin desde el fondo de mi corazón les pido que oren por mi para dejar la droga de una vez por todas y que toquen el corazón de mi mujer para que me perdone y sea la mismacque conocí antes de corromperla.. No bueno desde ya gracias enrique de frsgueiro

    Reply
    • abril 24, 2016 at 10:52 am
      Permalink

      Amado Enrique tu historia es un ejemplo para reflexionar hasta cuando y donde Dios va a tratar con tu vida a pesar de que vayas a la iglesia y sigas con ese vicio Jesús nos manda este mensaje a través de ti “que no debemos juzgar sino ayudar”.
      Yo fui drogadicto aquí en Tijuana México una ciudad hundida en la droga y prostitución , ya para cuando llegue al fondo del abismo de las adicciones ya iba sin familia, sin casa, sin salud, sin piernas y sin un brazo Mi testimonio esta aqui http://www.soylibreencristo.com/testimonios/exdrogadictos/soy-libre-en-cristo/ soy el de la silla de ruedas arriba lo puedes encontrar.
      Creo tengo los argumentos y experiencias vividas para emitir una opinión, sigue luchando, sigue esforzándote y sobre todo no te dejes engañar por tu mente que aun tiene una adicción y adicción muy fuerte busca un centro para desintoxicarte y no permitas que tu situación actual se convierta en una zona de confort por que de ser así va a ser muy difícil que salgas de ella.
      Busca ayuda no se tu país ni como sea pero conozco a Cristo que esta en todas partes y estare orando para que esa liberación de las drogas llegue pronto porque se en carne propia que es un infierno en esta tierra Hermano Enrique Dios lo bendiga y nuestro Señor Jesus lo libere Amen

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.