En la carcel escuche de Jesus y me liberto


Mi nombre es José Pérez, en el año 1982 empecé a tontear con la heroína, en ese momento no tenía conocimiento de lo que eso acarrearía en mi vida, cuando me di cuenta ya no podía vivir sin ella, perdí mi trabajo a causa de la heroína. Más adelante me dedique al tráfico de pequeñas cantidades y todas mis ganancia eran para consumo propio. Así que empecé a atracar en entidades bancarias para ganar más, pero en de esos atracos en la “banca Catalana” pasó algo horrible hubo rehenes y tiroteos con la policía, fui herido y detenido y fui condenado a 14 años de prisión.

En prisión me estuvieron trasladado de una cárcel a otra: Lleida, Zaragoza, Santander, Murcia, Málaga, Badajoz, Cáceres, Madrid, Huelva y a Sevilla. Aquí me destinaron al módulo 5 el peor que había, No podía salir con los demás internos de los otros módulos, éramos los leprosos de la cárcel lo peor que había. Un día me dijo un compañero que venían unos evangelistas de Restauración a predicar y hablar de Jesús, pero nosotros no podíamos asistir, pero yo me la ingenie y pude hablar para asistir a las reuniones y al final me dejaron ir a oír las canciones y predicciones, éramos unos seis más o menos y nos reuníamos en la enfermería. Yo pensaba que estos están todos locos, pero bueno así veía a otros presos y hacia algo distinto.

A los pocos días me llevaron a la cárcel de Barcelona y me dieron la libertad, pero encontré todo lo contrario a como imaginaba, lo había perdido todo y me vi en la calle durmiendo y comiendo en algún que otro albergue o robando algunas latas de conservas para poder comer, No podía más. Pero buscando en mis documentos encontré un folleto que ponía asociación Restauración, que me lo dieron en la cárcel de Sevilla 1 cuando asistía a los cultos. Así que decidí llamar por teléfono me dijeron que me esperaban para ingresar. Mi vida transcurría siendo todo nuevo, una libertad que tanto esperaba pero trucada ahora en un centro. Pero allí tenía comida, cama, alojamiento y sobre todo no estaba solo. Empecé a sentir responsabilidad por mi vida, escuche hablar de Jesús de Nazaret y a aclamarle. Dios cambio mi vida y ahora me siento verdaderamente libre. Llevo desde el 2009 siguiendo a Jesús y rehabilitado del problema que llegué.

Ahora mismo estoy de voluntario ayudando a personas en su rehabilitación y también estoy predicando y Evangelizando por las calles de Carmona y contando lo que Cristo hizo en mi vida.
Ahora soy libre en cristo.

su facebook: https://www.facebook.com/jose.perezgonzalez.921025?fref=ts

Comparte este mensaje