INTERCESION


Doblando mis rodillas

¿ No hay ocasiones en las que Dios te enseña cómo es que él responde a tus oraciones?
Lo siguiente es algo que le sucedió a un matrimonio cristiano: Una mañana mi esposo salió a trabajar, como todos los días, pero, esa mañana, pasó algo muy raro en mí. Yo sentí una carga por orar por él, pero aún así, dije; “después de terminar mis deberes lo haré”. Aún no entendía que mi DEBER primordial era el orar por mi esposo. Sin embargo, esa carga en mi corazón continuó con mayor inquietud, tanto que entré a mi cuarto e hice algo que no hago con frecuencia — DOBLAR MIS RODILLAS — y comencé a orar específicamente por mi esposo. Me sentí muy bien después de hacerlo. Es increíble cómo es que tenemos ese poder en nuestras manos de pedirle a Dios por la protección de mi esposo.Por la tarde recibí una llamada telefónica, era mi esposo y me dijo: “Sabes, hace rato olvidé decirte lo que me sucedió en la mañana cuando me dirigía a mi trabajo. Yo iba en un taxi, y, cerca de la glorieta en donde ha habido accidentes serios, el taxista me dijo: ‘Agárrese porque me he quedado sin frenos’. Yo sólo podía ver la calle inclinada, un carro enfrente de nosotros y la glorieta cubierta de tierra con un árbol al centro en donde en ocasiones gente descansa. El taxista no tenía muchas opciones, así que, dio al carro que tenía enfrente, no obstante el taxi seguía sin parar. Así que, decidió irse a la glorieta en donde de una manera increíble Dios permitió que no sucediera una desgracia.”Me quedé muda por un momento. Era el mismo tiempo en el que yo sentí la carga por orar, y lo hice. Le compartí eso a mi esposo, me lo agradeció muchísimo. Dios me ha enseñado una gran lección y ahora mi oración tiene un peso mayor de fe.No esperes un tiempo cómodo para orar. Nuestra responsabilidad es pedir por la protección de Dios para nuestros familiares. Quizá es cuestión de doblar tus rodillas para evitar que alguien pase por alguna desgracia. Lo que tienes que hacer, hazlo. DOBLA TUS RODILLAS, y ruega por esa protección.

UNA INTERCESIÓN PODEROSA

En un país con características de primitivo, un hombre fue sentenciado a ser atado a un poste y fusiladointersecion por causas políticas. El honorable señor A se dio cuenta de la injusticia, y personalmente se interesó a favor del prisionero: su profundo interés se manifestó cuando, después de haber orado, rogó al gobernador que perdonara al prisionero; pero el gobernador no concedió el perdón. Entonces el señor A fue al lugar de la ejecución, a donde también acudió el gobernador. En el momento preciso en que se iba a dar la orden de disparar sobre el reo, el señor A se paró entre éste y los soldados que iban a ejecutar la sentencia, extendió su mano derecha hacia el gobernador pidiéndole clemencia y con la izquierda se descubrió el pecho ante los soldados para indicar que él prefería que lo fusilaran a él y no al inocente acusado. El gobernador suspendió el fusilamiento y dejó en libertad al reo que no tenía culpa alguna.El gobernante de esta anécdota no simboliza a Dios; pero el señor A sí simboliza a Moisés y a Daniel cuando se presentaron ante Dios implorando el perdón de su pueblo.

Comparte este mensaje