Jesucristo limpio mi vida


rick_milliganCon un pasado muy oscuro, Rick Milligan cuenta por qué estaba listo para una oportunidad fuera de la cárcel
Comenzó su carrera criminal robando viviendas y comercios, pero con tan solo nueve años de edad, Ricardo no tenía una razón para rebelarse siendo parte de un hogar generalmente feliz, pero sus faltas lo condujeron a reformatorios entre las edades de doce y quince años y, finalmente diez años cárcel.

“Me escapé de todos los reformatorios hasta que, a la edad de quince años, me encerraron por primera vez en una cárcel de menores en Nueva Zelanda, donde nací”, recuerda Ricardo.

Rick continuó su vida de delincuencia, agregando a su prontuario fraude, robo calificado, asaltos, robos de coches y tráfico de drogas, incluyendo marihuana y anfetaminas.

Al llegar a Australia en 1968, fue sentenciado a la cárcel dos veces antes de ser deportado a Nueva Zelanda para servir por delitos anteriores. Cuando llegó la fecha de la audiencia, el juez lo puso en libertad condicional por buena conducta durante el tiempo servido en Australia.

Sin embargo, Ricardo continuó cometiendo crímenes, y fue sentenciado a prisión por tres años, donde finalmente descubrió que había una manera de cambiar su vida y tener una buena conciencia delante de Dios.

“Mientras estaba en la prisión un cristiano me dio un libro titulado´La Cruz y el Puñal´ “, recuerda.

La cruz y el puñal

La cruz y el puñal

El libro trataba de la historia real del líder de una pandilla violenta llamado Nicky Cruz, cuya vida fue transformada después de que él entregó su vida a Jesucristo. Nicky creyó que Jesús era el Hijo de Dios, que se hizo hombre para dar su vida como sacrificio expiatorio por sus pecados cometidos contra Dios.

De pronto en su celda en la prisión Ricardo se dio cuenta que si esto le sucedió a Nicky y sus compañeros, lo mismo le podría suceder a él también.

“Me arrodillé en mi celda pidiendo a Cristo que entre en mi vida, que me ayude a cambiar. No hubo ninguna luz repentina cegándome ni voces audibles ni nada en realidad, sólo una voz en mi interior diciendo: ´Sólo cree por medio de la fe como en el libro´ y así lo hice. ”

En el transcurso de las siguientes semanas, Ricardo dice que sintió una paz en su interior y en su conciencia que más tarde se daría cuenta que era el Espíritu Santo que ahora habitaba en él, tal como Jesús lo prometió en Juan capítulo 14.

“Yo nunca había tenido ninguna experiencia como esta antes, así que comencé a leer la Biblia y otros libros de carácter espiritual, incluyendo los libros del predicador Billy Graham.”

En la capilla de la prisión se encontró con un grupo cristiano de “afuera” que mantuvo contacto con él por carta, compartiendo estudios de la Biblia, y alentándolo en su nueva vida en Cristo.

tomar“Cuando obtuve mi libertad, me fui directamente al bar para tomar un par de copas. Mientras estaba esperando que el camarero me atienda, comencé a mirar a mí alrededor y vi a la gente a mí alrededor como si estuvieran perdidas, y de repente me di cuenta que yo no quería seguir con este estilo de vida nunca más.

“Quería a Aquél que me había dado vida eterna en la cárcel y me hacía sentir tan bien! Así que salí del bar sin probar una copa! Al día siguiente me uní al grupo de cristianos que me habían ayudado en la cárcel y comencé a aprender a ser un cristiano ´afuera´.”

“Empecé a ver la realidad y el amor de Jesucristo expresado en la vida de mis nuevos hermanos y hermanas y eso me ayudó a mantener mi vida encaminada a la medida que aprendía diferentes maneras de la aplicar lo que la Biblia dice en mi vida ´a fuera´ . ”

Rick admite libremente que convertirse en cristiano no te hace perfecto, pero Dios cumplió su promesa de que todos los que son sus hijos no va a continuar en un estilo de vida pecaminoso (1ra Juan 5, verso 18).

“Me da vergüenza admitir que no siempre obedecí a Dios de todo corazón y, como consecuencia, experimenté un matrimonio roto que perjudicó a seis hijos maravillosos.

“En el divorcio Biblia no es aceptable y cuando volví a los caminos de Dios le pedí su perdón como élmatrimonio_feliz ofrece en 1ra Juan capítulo 1, versículo 9, y Èl fue tan fiel a pesar de mi infidelidad y me rescató. ¡Me alegra volver a Aquél que me había hecho sentir tan bien!”

Ricardo y su esposa Margarita ahora hacen trabajo pastoral y de aconsejamiento con los presos y ex convictos a través de la Confraternidad Carcelaria.

“Jesús dijo en la Biblia:” Yo estaba en la cárcel, y vinisteis a mí “, por lo que Margarita y yo hacemos trabajo voluntario con la Confraternidad Carcelaria desde hace muchos años, liderando equipos en las cárceles y compartiendo con los hombres y las mujeres privadas de su libertad.

“Ahora, como miembros de la CC, servimos como enlace entre los presos que tienen el deseo de cambiar, y las iglesias, y ayudamos en lo posible con empleo, alojamiento o lo que sea para ayudarles a llegar a la vida que ´se siente tan bien´.”

Para más información sobre la Confraternidad Carcelaria, visite www.pfi.org

FUENTE: Periódico El Desafío (http://challengenews.org/us-es/)

Comparte este mensaje