Eliza Davis-George


¡Rechazada! Una palabra que se mofaba de ella.eliza
Rechazaron su solicitud misionera sin hacer siquiera una evaluación seria y ella lo sabía. Si en aquel
momento se hubiera dado cuenta de los años de rechazo que le esperaban antes de ir al campo misionero, tal vez hubiera llorado de frustración. No obstante, Eliza tenía el ejemplo perfecto para seguir. “Él fue despreciado y rechazado por los hombres” (Is 53:3). ¡Jesús caminó la senda del rechazo antes que ella!.

Abrigando el sueño de servir a Jesucristo en África, Eliza se familiarizó con el amargo sabor de la desilusión mucho antes que su sueño se hiciera realidad.
No era solamente su condición de mujer y, además soltera, lo que obraba en su contra, sino también el prejuicio racial y las presuposiciones estrechas sobre quién sí y quién no reunía las cualidades para ser misionero. Sin el apoyo de sus líderes espirituales Eliza se aferró a la esperanza que un día creerían en ella.

Tuvieron que pasar diez años antes que su esperanza se viera recompensada y Eliza pudiera viajar a Liberia, una nación fundada pro antiguos esclavos.

Eliza fue la primer misionera afroamericana en Liberia
Había nacido un 20 de Enero de 1879.
En 1918 se casó con Charles Thompson George, un estudiante de Medicina en Guiana. Sus raíces espirituales se formaron en la Iglesia Bautista Antioquía en Hills Prairie

Ela era una joven bella, educada, educated, que decidió renunciar a su cargo como maestra en la Escuela Guadalupe para convertirse en Misionera al extranjero.

En sus palabras explicaba las razones:
“Estas son las razones que tengo para ir. Debo ir porque
1- Siento el llamado del Espíritu Santo para ir.
2- He encontrado el sentido de mi vida
3- En Africa hay millones de “hermanos” perdidos
4- Africa es el hogar de nuestros antepasados”

El 12 de diciembre de 1913, Eliza Davis abordó un barco rumbo a Africa junto a otros seis misioneros. Arribó a Monrovia, Liberia, el 20 de Junio de 1914. Ciento cincuenta personas aceptaron a Cristo en la primera Reunión

Durante los años cincuenta y cinco años que vivió en África, Eliza vio a millares de liberianos convertirse a Jesucristo y estableció más de cien iglesias. Sin embargo, también fueron años llenos de desilusiones y retrocesos.
El hombre con quien se casó no pudo soportar la presión emocional y murió por abuso del alcohol. Sus campos de batalla fueron numerosos: las almas de los africanos, su esposo destrozado y la falta de ayuda de la asociación misionera de su país natal, hecho que puso en peligro constante su trabajo.
Eliza se negó a abandonar el campo misionero y buscó su propio respaldo financiero para poder continuar su trabajo en Liberia hasta superar con creces los noventa años de edad.

Con la esperanza firmemente puesta en aquel que fue rechazado por los hombres, Eliza Davis-George se convirtió en la primera mujer negra que desarrolló una obra pionera en el campo de las misiones en África.
El 8 de marzo de 1979, a la edad de 100 años, Eliza pasó a vivir en las moradas de su Padre Celestial

Aporte de Caro

Comparte este mensaje